Especialización y carrera profesional para el PAS

Actualmente, en la UAM contamos con una doble estructura de empleo público: los funcionarios (de carrera o interinos) y los laborales. Esta duplicidad es cuestionable. Dificulta la gestión de personal, más que la favorece. Los objetivos que -hace ahora treinta años- se intentaron conseguir con la expansión del personal contratado (frente al personal funcionario) no se han cumplido. Por eso, son ya varias las Administraciones públicas que han ido optando por reforzar la plantilla funcionarial, y reducir la laboral. Esta opción es también adecuada para la UAM. Por supuesto que, para tareas concretas o proyectos experimentales, serán útiles algunos tipos de contratos laborales. Pero ésta ha de ser la excepción, no la regla.

Nos proponemos desburocratizar en profundidad la UAM, suprimir al máximo los trámites y procedimientos administrativos que no ofrezcan utilidades cualificadas. Vamos a poner el énfasis en los objetivos y resultados, no en los trámites y formas. Y esto va a liberar energías y tiempo en nuestro PAS. Esos recursos liberados los vamos a dedicar a otras tareas, con mayor valor añadido: la evaluación continua de todas las actividades del campus (generando indicadores empíricos idóneos para la toma de decisiones); la gestión profesional de la investigación; la orientación académica de los estudiantes; y la transformación ambiental, saludable e internacional del campus.

Todas estas transformaciones, muy profundas, deben apoyarse en estrategias de recursos humanos robustas. Tres son los ejes de esta estrategia, en principio común para el personal funcionario y laboral. Promoción de la especialización funcional (gestión de investigación; gestión internacional, etc.); fomento de la movilidad funcional; y diseño de carreras profesionales.

Las carreras profesionales cortas y con poca movilidad ofrecen pocos incentivos para los empleados públicos. Por eso nos proponemos introducir en la UAM diversas formas de carrera profesional para el PAS, tanto horizontal como vertical. La carrera vertical pasa por dos medidas: el aumento de los puestos de dirección pública profesional; y la mayor diferenciación en los distintos puestos de trabajo de la UAM.

En los últimos años ha aumentado notablemente en la UAM el número de puestos directivos (delegados del rector, fundamentalmente) cubiertos mediante profesores. Esta opción, aunque comprensible, no es óptima. Porque detrae recursos académicos (profesores) de la actividad para la que están verdaderamente cualificados (investigación y docencia); porque presume en los profesores unas capacidades y formación que no necesariamente han de darse en la realidad (un excelente profesor de química orgánica no tiene por qué ser un buen directivo público); y porque resta carrera profesional al personal específicamente cualificado para esos puestos de trabajo. En consecuencia, progresivamente iniciaremos la profesionalización directiva de la UAM. Cuando esto se lleve a cabo mediante personal funcionario, que es la vía natural, requerirá la correspondiente modificación de la actual RPT y la recalificación de los correspondientes puestos de trabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s